Estilo Rococó y diseño de interiores

estilo rococoEn la época de Luis XIV, el Rey Sol, (1638-1715), al estilo barroco de moda en Francia, le siguió otro estilo, el rococó, durante el reinado de Luis XV (1710-1774). El rococó se define principalmente por el uso profuso de curvas y contra curvas elaboradas pero delicadas.

Las casas de los nobles tenían, por lo general, molduras de madera en las superficies.

Las paredes sin revestir se pintaban en colores pastel con chinescos o con representaciones estilizadas de escenas de la naturaleza.

Un rasgo propio de la habitación Luis XV era su pequeña repisa de mármol encima de la chimenea exquisitamente tallada con diseños curvilíneos. Encima de esta repisa había otra más que era tallada y con un espejo trumeau. Los tapices y las tapicerías empleados en el estilo Luis XV tenían una textura fina y dibujos con volutas, cintas y flores.

Las lámparas, los accesorios de la chimenea y los adornos eran de metal suavemente cincelado y a menudo dorado. Los suelos, que eran de madera, se emplazaban siguiendo dibujos de marquetería o en diseños de figuras geométricas con mayores dimensiones.

Otro de los detalles de la habitación Luis XV eran las alfombras tejidas de Aubusson y Savonnerie. Se diseñaron nuevos tipos de muebles para colmar las necesidades de la vida social, como, por ejemplo, la chaise longue, el sillón conocido como bergère y el escritorio.

En el último tercio del siglo XVIII el estilo Luis XV fue suplantado por el Luis XVI, que difería con el anterior por su clásica sencillez, se hallaba ligado estrechamente al estilo neoclásico. La decoración y los muebles Luis XVI destacaban por líneas y ángulos rectos. Las habitaciones, más pequeñas y menos formales, se fueron especializando dando lugar al dormitorio, el boudoir, el comedor y la biblioteca. El revestimiento de las paredes de la habitación era en madera y la  talla considerablemente más sencilla. Las pinturas de las paredes reproducían imágenes clásicas en lugar de escenas de la naturaleza. Las puertas y las ventanas así como las repisas de mármol de la chimenea tenían un diseño rectangular clásico. Los techos se dejaban sin decorar, aunque si se deseaba obtener un efecto más pomposo se pintaban con un cielo y nubes. Véase Estilos Luis XIV, Luis XV y Luis XVI.

En Austria y en Alemania, y especialmente en Baviera, el estilo rococó se transformó, de forma independiente, hacia un estilo opulento y fantástico. Así, por ejemplo, la iglesia de peregrinación Die Wies (1745-1754) cerca de Munich, diseñada por Dominikus Zimmermann, exhibe una profusión de formas y decoración difícil de encontrar en edificios religiosos al oeste del Rin. El arquitecto de origen flamenco François de Cuvilliés creó el célebre pabellón Amalienburg (1734-1740), refugio real de caza en Munich, en el que su exterior de castillo neoclásico combina con un interior fastuoso, y que ha sido considerado el máximo exponente de la arquitectura rococó profana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*