LO QUE NO DEBES HACER EN DECORACIÓN

Es un poco arriesgado hablar sobre lo que no es correcto hacer en la decoración, porque las leyes en el arte han sido rotas una y otra vez. Sin embargo cuando no logramos percibir belleza y funcionalidad en la forma en que están colocados los objetos, dispuestos los muebles, y elegidos los colores, entonces tenemos un problema de mal gusto, y de acumulación de decenas de objetos aparentemente decorativos, pero que realmente son una interferencia a la decoración.

La estética es percibida por muchas personas como parte importante de las ciencia históricas – artísticas, y la decoración no escapa de esta, todo lo contrario, el sentido estético tiene que ser defendido, y demostrado en cada acto creativo –  decorativo.

Todo esto no es un discurso intelectual, todos tenemos formados (o deformados) nuestro estético, sin embargo es probable que la gran maravilla pueda elegir unánimemente cuando esta en presencia de un acto de decoración hermoso. Creo que en la actualidad es más difícil defender lo que s realmente bello, que probar que lo que evidentemente es de mal gusto y de alto desagrado, la decoración no escapa de esta sentencia.

decoración

Cuando estamos en presencia de un espacio, o habitación y percibimos un exceso de objetos y de muebles, sin poder detenernos a admirar y apreciar aquellos que sean más valiosos sentimental o artísticamente, entonces créame, no es barroquismo, es acumulación innecesaria de objetos, o deseo de mostrar todo lo que tienes al mismo tiempo y en el mismo espacio.

Si bien el barroco y el rococó son estilos encumbradamente repletos de elementos decorativos, al mismo tiempo artísticamente ricos, no percibes que el espacio cargado sea  de mal gusto, sino una exagerada y armoniosa cantidad de detalles y elementos decorativos, que tiene un origen, función, apariencia y estética comunes.

Lo mismo sucede con los 5 o más colores que tienen los interiores de nuestras casas. Particularmente me parece tormentoso sobre todo cuando todos son colores cálidos, o combinados de forma inoportuna con verdes y azules detestables. Elija un color que domine toda su casa, y dos más que contrasten.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*