Planificando el Bricolaje (I)

¿Listo para iniciar su primer proyecto serio de bricolaje? Lea la siguiente lista para asegurarse de que está bien preparado para comenzar, y además terminar el trabajo.

1. Haga previamente una descripción general del proyecto, asegurándose de que entiende todo lo necesario, incluso a veces, es recomendable imaginar que usted ha sido contratado para hacer el trabajo, lo que le puede ayudar a tener una mejor perspectiva de lo que se necesita para completar la tarea.

2. Sea realista en sus expectativas. Si usted solo hará la tarea, considere completar un pequeño grupo de proyectos (como la colocación de estantes o la fijación de una valla de jardín) antes de intentar una gran variedad de proyectos juntos. Lo ideal sería que, para su primer proyecto de bricolaje, seleccione una zona que afecte su estilo de vida si se deja sin terminar, por ejemplo, el sótano o algún sector del exterior.

3. También debe saber dónde buscar ayuda si es necesario. Sus fuentes pueden incluir libros y revistas de bricolaje, sitios web relevantes, y amigos o familiares con conocimientos de bricolaje. Si usted está a punto de adentrarse en un territorio completamente nuevo, puede resultarle útil contratar a un profesional por un par de horas y tratar de aprender las técnicas esenciales.

4. Haga una lista de los materiales que necesita – y compre todo antes de empezar el proyecto. Esto minimizará la frustrante necesidad de regresar a la tienda y le permite concentrarse completamente en el trabajo.

Hay muchas herramientas disponibles para estimar la cantidad de materiales que usted necesita para un proyecto, haga uso de ellas para ahorrar tiempo. Algunos estimadores útiles que se pueden encontrar en línea, incluso hasta excelentes presupuestos para reformas con estimación de los materiales necesarios.

También debe tener en cuenta, adicionar un 10% al material necesario calculando los residuos que pueda acarrear el proyecto.

5. Haga un presupuesto realista. Recuerde que el presupuesto de las cosas pequeñas como clavos, tornillos, bisagras, etc., cuando se combinan, tienden a sumar cantidades importantes que a menudo son pasadas ​​por alto durante la etapa de planificación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*