Redecorar o reformar, dos significados

Redecorar o reformar son dos palabras que parecen muy diferentes, pero realmente no lo son. Si lo que pretendemos es realizar una reforma integral en alguna habitación o espacio en nuestras casas o apartamentos, pensamos en transformaciones profundas.

Ciertamente algunas veces así es, ya que cuando las reformas son de tipo de albañilería, y fontanería, pueden ser intervenciones tan radicales, que parece una construcción de casas, no una renovación y restitución de una habitación.

Pero también es necesario decir que reformar puede ser un proceso menos agresivo y que por su labor y trabajo también pueden identificarse como nuevas decoraciones.

Redecorar

Redecorar Vs Reformar

Veamos algunos ejemplos:

  • Cambios en los colores de las paredes y techos.
  • Cambios en las texturas de las paredes, techos, encimeras.
  • Cambios o sustitución de ventanas y/o puertas.
  • Pulimiento de suelos y/o rodapiés.
  • Sustitución de alfombras o cubrimiento de nuevos espacios con estas.
  • Reformas de cocinas o de baños
  • Colocación y/o sustitución de nuevas lámparas o luminarias en techos y paredes.

La lista pudiera prolongarse aún más y como vemos, no es una reforma integral o la construcción de casas, que sí lleva intervenciones más profundas y complejas. Se trata de una nueva decoración o innovaciones más bien parciales.

En cualquier caso, será necesario seguir algunas pautas, que serán muy útiles para una reforma integral o parcial o para una decoración:

  • Lo primero es hacer un balance de los potenciales gastos necesarios para las reformas.
  • Piense y planifique las reformas, tome en cuenta sus gustos, necesidades, espacios y no dude en revisar y buscar información en revistas impresas, en sitios web en internet o pedir la opinión y el criterio de profesionales.
  • Los dibujos, planos o croquis son de mucha ayuda en cualquier labor de decoración de reformas, lo mismo a mano, que en un ordenador. Esto le dará una perspectiva más real y espacial de los espacios que quiera renovar. También podrá cambiar de lugar, muebles, plantas, lámparas, y cualquier otro objeto, tantas veces como quiera.

Cualquiera que sea su decisión, no desamine, redecorar o reformar, siempre es una buena idea.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*