Consejos sobre madera

Cuando hablamos de dimensiones en lo que respecta a madera, generalmente lo que se ve no es lo que se obtiene exactamente.

Parece que la compra de madera debe ser uno de los pasos más fáciles en la construcción de un proyecto, sin embargo cuando llega a esta instancia se torna un trabajo difícil y delicado. Pero si usted no está familiarizado con las medidas y tamaños, pronto descubrirá que lo que ve no es exactamente lo que obtiene.

Lo primero que  tenemos que hacer es conocer y distinguir los tipos de maderas, ya que las coníferas no tienen las mismas dimensiones que las maderas de los árboles frondosos. La mayor parte de la madera que usted va a encontrar en los lugares de venta de madera y aserraderos son de coníferas, pino y abeto.

Luego sigue un grupo completamente diferente entre un  tipo y otro, a diferencia del pino y del abeto que a menudo se vende en anchos, grosores y longitudes aleatorios. ¿Por qué? La madera dura es demasiado valiosa para cortar en trozos uniformes.

Esto genera demasiados residuos y además, pérdidas de dinero.

En cambio, los aserraderos utilizan la mayor cantidad como sea posible de árboles de madera blanda, lo que produce tablas en una gran variedad de formas y tamaños. Encontrará de varios grosores y largos, la elección depende de que uso le dé a la madera, si es para un techo, piso, revestimiento o pared.

En los negocios de venta de madera le sabrán asesorar muy bien qué es lo que debe comprar.

La fórmula básica para la estimar la cantidad de tablas que necesita es multiplicar espesor x ancho x largo – y luego dividir esa cifra por 144. Por supuesto, la compra de madera en bruto deberá realizarla una vez que tenga bien realizada la planificación de su obra.

La mayoría de los carpinteros prefieren este método, ya que les permite decidir exactamente qué cortes harán teniendo en cuenta la ubicación, los nudos y el color.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*