Mantenimiento de la puerta del garaje

Una puerta de garaje es una inversión importante y las reparaciones pueden ser muy caras. Usted puede evitar este riesgo potencial mediante la realización de mantenimiento de rutina para asegurar que se mantenga funcionando correctamente en los próximos años.

Hay varias razones para darle un buen mantenimiento y que siempre se vea en buenas condiciones, siendo lo  primero que se ve desde la calle. Una puerta de garaje dañada o deteriorada atraerá los ojos de cualquier transeúnte y además reducirá el valor de su casa.

Una puerta de garaje dañada es poco atractiva, además de ser un problema de seguridad para los que la habitan. Las puertas que no se cierran adecuadamente, implican un riesgo de robo y oportunidad de entrar al hogar con mucha facilidad. Con el mantenimiento adecuado puede asegurar años de funcionamiento sin problemas.

El mantenimiento de rutina debe incluir que un técnico venga alguna una vez cada 6 meses, por ejemplo, de esta manera observará el buen funcionamiento y si necesitara reparar algo lo haría y todo quedaría como nuevo.

La puerta del garaje no es tan compleja, pero cuenta con partes móviles, cadenas, cables, poleas, teclados y mandos que todas las personas del hogar utilizan. Al asegurarse de que estas piezas se conservan adecuadamente le ahorrará mucho dinero que de lo contrario se necesitaría para reemplazar la puerta entera.

Algunas de estas piezas necesitan limpieza y ser engrasadas cada cierto tiempo.

Además de las piezas móviles se debe mantener la puerta en su conjunto.

Dependiendo del material utilizado, ya sea de acero, madera o vinilo, en algunos materiales específicos será necesario un buen mantenimiento.

El óxido debe ser quitado, la pintura anterior se saca y se pinta nuevamente y cualquier daño debe ser reparado inmediatamente. La puerta del garaje no debe permanecer en contacto con materiales orgánicos, como hojas, ya que esto hace que se deteriore lentamente.

El mantenimiento general puede ser realizado por el propio dueño, ya que el proceso no es tan complejo. Realmente se reduce a inspeccionar y reparar cualquier problema a medida que se presente. Cuidando los pequeños detalles se ahorrará mucho dinero y su puerta durará más tiempo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*