Restauración de una cuna

Suele darse en un hogar, que los hijos vienen prácticamente seguidos, es decir, contamos con un hijo de 2 años pero la cigüeña ha decidido visitarnos de nuevo y cuando apenas estamos saliendo de uno se viene el otro hijo, algo que en realidad no es ningún problema ni dificultad sobre todo porque ya hemos decidido aventarnos ese gran paquete que nos será de gran ayuda, pero definitivamente los gastos que se generarán serán algo fuertes y por consiguiente debes buscar los medios para ahorrar, siendo el ahorro de una cuna lo más esencial.

Si cuentas con una cuna que apenas hace poco acaba de usar alguno de tus hijos y quieres restaurarla hay aspectos que debes considerar:

Se necesitarán de algunos materiales que ayudarán mucho en ésta restauración, tales materiales pueden ser: Algunas lijas para quitarle los excesos de madera que se pueden convertir en astillas, un taladro en caso de ser necesario, una broca, un destornillador, pintura o barniz del color que más te agrade. En sí, los pasos más esenciales para la restauración son: lijar, arreglar, limpiar y pintar.

Con esto estarás ahorrando dinero por dos razones, por una parte ahorrarás el comprar una cuna nueva que en un futuro será obsoleta y al decidir arreglarla por cuenta propia te ahorrarás lo que le hubieses pagado a un profesional porque te hiciera el trabajo.

Una buena idea para darle un toque personal a la cuna, puede ser la de decorarla con dibujos de personajes fantasiosos que dependerán del sexo de tu bebé.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*