Taladrar un cristal sin romperlo

 

Así es, tal cual lo has visto seguramente en algunas películas de ladrones en donde intentan (y a su vez logran) taladrar un cristal de alguna casa o algún otro lugar que intentan robar, en donde logran salir airosos, seguramente habrás pensado “Pero que va, eso es imposible, nadie puede lograrlo” pues permíteme decirte que te equivocas porque en realidad si es muy posible, es algo que está totalmente latente, todo es cuestión (aunque se escuche feo) de maña y de técnica, cuestiones que nosotros haremos que aprendas.

Para poder hacer este maniobra por tu propia cuenta y con tus propias manos, deberás de tener algo que se requiere en demasía, que es cuidado y mucha paciencia, además de disponer de materiales y herramientas que pueden ser muy necesarias como lo es la broca de punta de lanza que son llamadas así (por sino la identificas) porque tienen la forma de una lanza, así mismo se necesitará de plastilina o masilla, de agua y un buen soporte de cristal, que de preferencia tenga una posición vertical.

El procedimiento es este:

Colocarás el cristal bien fijado en el soporte vertical, para lo cual deberás de refrigerar la zona que querrás taladrar, lo que podrás hacer con la plastilina o masilla (según lo hayas elegido) cercándola del punto y rellenándolo con agua, petróleo o en su defecto aguarrás. Y será ese el momento adecuado para taladrar, claro a revoluciones bajas, con constante presión pero con mucho cuidado para no excederte en fuerza.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*